Los Reyes Católicos

1. El origen del estado español moderno

Los últimos años del siglo XV suponen la transición de la Edad Media a la Edad Moderna. Se han buscado diferentes fechas que de manera simbólica inician el cambio: La Caída de Constantinopla, 1453; la invención de la Imprenta, 1448 o el Descubrimiento de América, 1492. Mas allá de las fechas, lo cierto es que este cambio se aprecia en aspectos sociopolíticos y culturales concretos como:

– La economía definitivamente basada en el dinero que sustituye al intercambio o “trueque”
– El desarrollo de las ciudades y de la economía urbana
– Se crean los primeros “ejércitos modernos”. Ejércitos profesionales que están al servicio de los reyes.
– Desarrollo científico y cultural: se inventa la imprenta, el telescopio, se descubre la “redondez” de la Tierra; se desarrollan las armas de fuego, los primeros barcos capaces de recorrer grandes distancias, etc.

Estos cambios también llegaron a España y se produjeron durante el reinado de dos personajes clave en nuestra historia: Isabel I y Fernando I, Los Reyes Católicos

2. La llegada al poder de Los Reyes Católicos
Con este título concedido por el Papa tras la reconquista de Granada se conoce al matrimonio formado por Isabel I de Castilla y Fernando I de Aragón.
La llegada al poder de los futuros Reyes Católicos no pudo ser más accidentada. Para empezar, Isabel de Castilla no era la hija, sino la hermana del rey Enrique IV. Bastante más inteligente y dotada que su hermano, no aceptó nunca estar sometida a su autoridad. Por las presiones de un sector de la nobleza, es nombrada heredera en 1468 ( aunque siempre con el recelo del rey). En 1469 se casó en secreto, y sin el consentimiento de Enrique IV, con Fernando (hijo del rey Juan II de Aragón) y futuro Fernando I.
Cuando muere Enrique IV en 1474, Isabel rápidamente se hace nombrar reina de Castilla en el Alcazar de Segovia (donde estaba el tesoro real y que venía a hacer las veces de Corte), lo que provocó un año más tarde el inicio de una guerra civil sucesoria. Un sector de la nobleza castellana, Portugal y Francia apoyaban como heredera a la princesa Juana, hija del rey Enrique IV (casada con Alfonso de Portugal, que reclamaba el derecho de su mujer al trono). Pero para otro importante sector nobiliario castellano, Juana no era la híja legítima del rey, sino fruto de los amores de la reina con el paje real, Beltrán de la Cueva (por eso en la época se la conocía despectivamente como Juana, “la Beltraneja”), y con la ayuda de Aragón lucharon para que la hermana del rey, Isabel, fuera reconocida como reina. La guerra se decidió en la Batalla de Toro, en 1476, a favor de las tropas de Isabel y Fernando.
Aragón tenía sus propios problemas y se encontraba también en guerra interna. En Cataluña se enfrentaban los partidarios del rey Juan II  integrados por una parte de la nobleza, el clero y los payeses contra la diputación, los gremios de comerciantes urbanos y la alta nobleza. La lucha finaliza en 1479 con la victoria de los primeros. En ese mismo año murió Juan II y es nombrado nuevo rey su hijo Fernando.
El matrimonio de los Reyes Católicos no significó la unión política de las Coronas de Castilla y Aragón, sino su unión dinástica y territorial, donde cada territorio conservó sus leyes, instituciones, moneda, costumbres y lenguas diferentes.

3. Política Interior. Cambios que se producen en España durante su reinado.
Los reyes Católicos tenían cuatro objetivos importantes cuando alcanzaron el poder:

– Primero lograr la unión territorial de la península que consiguieron excepto en el caso de Portugal.

– En segundo lugar, consolidar el poder de la monarquía restando poder a los nobles

– En tercer lugar, para lograr el objetivo anterior debían reformar la administración y modificaron la estructura del estado.

– Y por último, la expansión territorial, por un lado ampliando sus posesiones en el Mediterráneo, y por el otro, explorando las rutas atlánticas… y por aquí el éxito fue único e irrepetible: el descubrimiento de América.

3.1. Unión territorial
La primera intención de los reyes Católicos fue  lograr la unidad territorial de la Península. Con su matrimonio se unían Castilla y Aragón, pero quedaban por incorporar: Portugal, Navarra y Granada. Se trató de incorporar Portugal por medio de la política matrimonial y para ello casaron a su hija María con el rey de Portugal, pero la muerte prematura de ésta impidió realizar el plan (eso sí, esta política matrimonial dará sus frutos mas tarde, durante el reinado de Felipe II). Navarra era un territorio controlado por Francia. El reino se encontraba en guerra interna y dividido en dos facciones: los partidarios de unirse con Castilla y los pro-franceses. Fernando, el Católico, aprovechó esta situación y llevo a su ejercito en apoyo de los independentistas navarros. Con esta presión interna junto a la victoria del ejército español sobre el francés en Milán se lograba la incorporación de Navarra para España en 1512. Aunque este territorio también conservo sus costumbres y leyes.
La incorporación de Granada fue el hecho más importante. Era el último reino musulmán en España y su conquista fue complicada. Hubo una dura guerra de casi diez años. En 1487 se conquista Malaga y en 1488, Baza. La incorporación de estos territorios permitió que, desde la nueva ciudad de Santa Fe, se iniciara un largo asedio, hasta que en 1492 el rey de Granada, Boabdil El Chico firmó las capitulaciones para entregar la ciudad a los Reyes Católicos. Se respetó la vida de la población, y al principio su lengua, sus costumbres y leyes. Pero la convivencia duró poco y en la práctica nunca existió. En 1501 se firmó el primer decreto que prohibía la práctica del Islam y obligaba a los musulmanes del reino (llamados Mudéjares) a convertirse al cristianismo o exiliarse; la mayoría optó por la conversión aparente (en privado seguían con sus ritos y fe islámica).

Con este episodio se cerraba el largo proceso de reconquista iniciado en el s. VIII.

3.2. Reforzar el poder real.
Hasta entonces los grandes nobles y las organizaciones militares controlaban los reinos. Los Reyes Católicos fueron poco a poco eliminando del poder a estos grupos con reformas administrativas:

  • Fernando I se hizo nombrar Maestre de las principales órdenes militares: Calatrava, Santiago y Alcántara, por lo que controlaba sus dominios y poder económico que fueron incorporados a la Corona. De este modo desapareció uno de los vestigios del feudalismo medieval. Los señores de las ordenes militares cedían su poder a los reyes que reafirmaban así el absolutismo (modelo político que se impondrá un par de siglos más tarde).
  • Se impuso la figura del Corregidor en cada ciudad importante. Éste era un delegado de la Corona que hacía cumplir los mandatos reales. 
  • Para mejorar el funcionamiento del estado se colocaron a profesionales (abogados, economistas, etc.) en los puestos importantes de la administración; para ello hubo que impulsar la creación de universidades como la de Alcalá de Henares en las que se formarían los futuros funcionarios.

3.3. Reformas administrativas y económicas.
Se crearon los primeros organismos administrativos estatales, es decir, organismos que estaban al servicio de toda la población. El Consejo Real era el principal órgano de gobierno; se trataba de una especie de tribunal supremo hasta entonces gobernado por los nobles, que pasa a estar controlado por los monarcas. Como hemos dicho antes, se controló en Castilla a los ayuntamientos con la figura del corregidor; en Aragón se implantó un sistema de sorteo para la elección de cargos públicos en ayuntamientos, con esto también se eliminaba la influencia de la nobleza.
Uno de los nuevos organismos estatales más destacados fue la Santa Hermandad. Una especie de ¨policía¨ pagada por los municipios y que se encargaba de la seguridad en zonas rurales.
Se reformó el sistema de impuestos gracias a la creación de una red administrativa nacional. Sus resultados fueron fundamentales para el desarrollo del país. Así, por ejemplo, al inicio de su reinado la corona recaudaba medio millón de reales al año y al final del mismo, más de 25 millones.

3.4. Búsqueda de la unidad religiosa.
Para dar cohesión al conglomerado de reinos que gobernaba, la monarquía utilizó la religión católica de diversas maneras: reorganizando el Tribunal de la Santa Inquisición (1483) para perseguir las herejías y reprimir las supuestas actividades secretas de los judíos y los mudéjares conversos. Se expulsó a los judíos (1492) y se realizaron campañas de evangelización masiva entre los nuevos súbditos canarios, granadinos y americanos.
En concreto, la expulsión de los judíos tuvo consecuencias fatales para el país, pues dejaron un vacío en puestos de la alta administración, la banca y el comercio que fue difícil de reemplazar. Se les dio cuatro meses para convertirse al catolicismo o salir del país. La mayoría optó por el exilio (entre 150.000 y 200.000 personas); especialmente se dirigieron hacia Turquía, Portugal y el norte de África (y constituyeron comunidades sefardíes que conservaron su lengua castellana, el ladino, hasta hoy día). ¿Que habían hecho los judíos para merecer la expulsión? Nada… Desde más de un siglo antes había crecido la animadversión contra los judíos. Se les acusó de propagar la peste y otras maldades. Siempre se miró con recelo a una comunidad que vivía con comodidad y que ocupaba puestos administrativos de importancia. Fue la intolerancia religiosa, la política y otras razones las que llevaron a tomar la medida (de hecho las naciones europeas presionaron a los reyes de España para la expulsión, pues de casi toda Europa ya habían sido expulsados con anterioridad)
El Cardenal Jiménez de Cisneros fue el principal impulsor de las medidas religiosas que se tomaron. Era el  hombre de confianza de la reina Isabel y fue un personaje muy influyente en la época: fundó la universidad Complutense, controló el tribunal de la Inquisición  y llegó a ser regente de Castilla (al morir Isabel).
Los monarcas también aprovecharon sus títulos de católicos (otorgados por el Papa Alejandro VI tras la conquista de Granada) para solicitar del papado el derecho de patronato. Es decir, el derecho de  nombrar  nuevos prelados que también iba a depender de los reyes de España, que además tendrían derecho a cobrar los diezmos de América y a supervisar directamente el tribunal de la inquisición. Por tanto, también el poder religioso se sometía a la corona.

4. La expansión exterior
El reino de Aragón continuó su expansión por el Mediterráneo con el control de buena parte de Italia: Sicilia, regiones del norte  y el reino de Nápoles.
Los monarcas también trataron de aislar a Francia, su rival europeo en la época. Para ello casaron a sus hijos con los principales herederos de los tronos europeos. En concreto con  los príncipes herederos de Portugal, Austria e Inglaterra. De este modo casaron a su hija mayor Isabel con Alfonso de Portugal, que murió a los pocos años. La viuda Isabel se casó de nuevo con el heredero de Portugal (y primo de su primer marido), Manuel el Afortunado. La pareja tuvo un hijo, Miguel que murió muy joven cuando ya había sido nombrado heredero de Portugal, Castilla y Aragón. Isabel había muerto al dar a luz, pero no por ello los intentos por unir las coronas desistieron (el interés era mutuo)  y de nuevo los RRCC casan a su cuarta hija, María, con el viudo Rey de Portugal, Manuel el Afortunado. Tuvieron diez hijos y aunque ninguno heredará Castilla si logran que su hija Isabel (perdón por la posible confusión que pueda provocar, pero los nombres se repiten) se casara con su primo carnal Carlos V y de esta unión nacerá el rey Felipe II que éste, ya sí, logrará unificar las coronas durante medio siglo. Si contamos esta enrevesada historia sucesoria es para destacar los anhelos y repetidos intentos de lograr la ¨unión ibérica¨ por parte de uno y otro reino, que por un motivo u otro no tuvieron éxito.

Catalina, su quinta hija,  se casó con Enrique VIII de Inglaterra; su único hijo, Juan (segundo en la línea sucesoria), con Margarita de Austria (pero no tuvieron descendencia) y Juana, con Felipe de Borgoña.

Como vemos la política matrimonial dio sus frutos y el objetivo se cumplió: lograron aislar políticamente a Francia, además de situar la influencia española en las principales casas reales europeas. Como consecuencia de esta política, su nieto Carlos, hijo de su hija Juana (conocida históricamente como Juana “la Loca”) y del príncipe Felipe de Borgoña heredero del imperio austriaco, será rey de España, Flandes, Borgoña y Austria.

Por último, destacar la expansión por el Atlántico con la conquista de las Islas Canarias (Gran Canaria, 1482; La Palma 1492; Tenerife, 1493) y sobre todo el descubrimiento de América el 12 de Octubre de 1492. Quizá el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad, un hecho que cambió el mundo.

En resumen los tres hechos mas destacados del gobierno de los RR.CC fueron:
• La unificación peninsular, la consolidación del poder de la monarquía (pusieron las bases del posterior absolutismo) y la reforma administrativa.
• La Conquista de Granada, último reino musulmán en la península (1492)
• El descubrimiento de América  (12 de octubre de 1492)

5.  Economía,  sociedad y cultura durante el reinado de los Reyes Católicos. 

Economía. El motor económico fue la corona de Castilla cuyo territorio significaba las tres cuartas partes del reino y con una población de unos cuatro millones de habitantes, mayor que la de los otros territorios de la península juntos. En Castilla la base económica estaba centrada en la ganadería ovina y la producción de  lana, que estimuló la creación de talleres textiles y la exportación a Europa de este  material. Otro pilar importante fue la producción de hierro y el comercio marítimo de vascos por el atlántico, y Catalanes y Valencianos por el Mediterráneo.  

Sociedad. El momento es  una etapa de transición entre el feudalismo medieval y un nuevo sistema controlado judicial y administrativamente por la corona. Los campesinos siguen sometidos, pero reivindican y consiguen mas privilegios y libertades, como sucedió con los payeses de remesa catalanes (Sentencia Arbitral de Guadalupe, 1486). Por otro lado, los gremios de artesanos, ganaderos y comerciantes tienen cada vez mas protagonismo en la economía del reino. Por ejemplo, podemos destacar el consejo de La Mesta castellana que agrupaba a los pastores de ovejas  y que recibió de los RRCC el derecho a poder hacer la trashumancia (trasladar el ganado a otro territorio en busca de pastos) libremente entre Castilla y Aragón. 

CulturaNos encontramos en la época en la que se introduce el pensamiento y la estética renacentistas en España. El Renacimiento, que había nacido en Italia un siglo antes, tuvo una fuerte influencia en los escritores españoles de finales del siglo XV y el XVI. La Corona de Aragón y sus posesiones en Italia fueron la vía de entrada privilegiada que tuvo el movimiento en nuestro país. Los rasgos que pasamos a resumir son aplicables a la cultura del siglo XVI cuando se desarrollaron en su plenitud. 

Rasgos del Renacimiento

  • El antropocentrismo (la revalorización de la razón y otras cualidades humanas; en definitiva: la consideración de que todo gira en torno al hombre) frente al teocentrismo medieval.
  • El 0ptimismo frente al pesimismo medieval y al posterior desengaño del Barroco. Existe fe en el ser humano. Triunfa la idea de que merece la pena luchar por la fama y la gloria en este mundo, es decir, se ve como legítimo el deseo de fama, gloria, dinero, prestigio y poder en el mundo terrenal (veasé El príncipe, de Maquiavelo)
  • En pintura, mediante la perspectiva, se unifica con un punto de fuga racional dando escala a las figuras. 
  • Se proponen como modelos, frente al guerrero medieval, el cortesano y el caballero que combina la espada con la pluma (o sea, la guerra y la escritura).
  • En literatura se imita a los autores de la antigüedad grecolatina. El reinado de los Reyes Católicos es la transición entre la literatura medieval y el renacimiento. Es la época de Las Coplas de Jorge Manrique y de La Celestina, por ejemplo 
  • El desarrollo tecnológico: la imprenta multiplica las posibilidades de poner al alcance de todo el mundo la cultura del momento (en un principio en latín y progresivamente en las distintas lenguas nacionales). La difusión de la cultura será también uno de los ideales del humanismo. 

En España destacan humanistas como los hermanos Valdés (Juan y Alfonso), Juan Luis Vives y Antonio de Nebrija, que en 1492 escribió la primera gramática de una lengua romance (Gramática de la lengua Castellana).

Anuncios

11 Replies to “Los Reyes Católicos”

    1. Sólo matizaría que, al igual que la expansión mediterránea fue obra de la Corona de Aragón, el descubrimiento y conquista de América no fue una gesta de España como tal, sino de Castilla. Obviamente, los logros y avances de Castilla fueron conmpartidos a posteriori por toda España, cosa que no sería tan aplicable a Aragón o a Portugal (estos últimos, los españoles díscolos que decidieron tomar un rumbo histórico distinto)

      1. Totalmente de acuerdo, de hecho, yo no hablaria de España como Estado moderno hasta 1714.

Gracias por participar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s