La España de la Ilustración, el siglo XVIII

1. El cambio dinástico del siglo XVIII
Con la muerte de Carlos II sin descendencia se inició en España un periodo de 14 años de guerra de sucesión (1700-1714). Es en realidad una guerra que afecta a varios países europeos que apoyan a los dos candidatos al trono: Felipe de Borbón (nieto del rey Luis XIV de Francia pero con descendencia española) y Carlos de Habsburgo (hijo del emperador Leopoldo de Austria) que tenía más derecho al trono que el otro candidato.
El conflicto de sucesión se desarrolló por intereses políticos entre las principales potencias europeas. En apoyo de Carlos de Austria estaban Inglaterra y Holanda, Saboya, Prusia, Portugal y dentro de España la corona de Aragón (Aragón, Cataluña y Valencia). Del lado de Felipe, estaban Francia y Castilla.
Francia fue la que inició el conflicto al querer imponer a un Borbón en el trono español para de esta manera controlar a España en los siguientes siglos. El resto de países importantes veían que con esta unión Francia, que era la primera potencia Europea, reforzaría su poder y querían impedírselo.

Por lo tanto se trata de un conflicto internacional y también de una guerra civil dentro de España entre Aragón y Castilla.
En realidad, el heredero legal era Felipe a quién había designado como sucesor Carlos II en su testamento. En consecuencia, Felipe V tomo posesión de la corona en Madrid en 1700, pero por la disputa antes mencionada sólo fue reconocido como rey por Castilla, por ello, aunque era rey de España únicamente tenía poder en Castilla.

1.1. Resolución del conflicto: Cuando estaba a punto de vencer el bando que apoyaba al candidato austriaco sucedió un hecho que lo cambió todo. En 1711 muere el emperador Leopoldo I y también el primogénito, por lo que su segundo hijo Carlos de Habsburgo le sucedió en el trono. Esto provocó que Inglaterra y Holanda le retiraran su apoyo en la guerra de sucesión española pues temen que acumule demasiado poder si también es nombrado rey de España. La guerra finaliza con la victoria del bando de Felipe con la firma de la Paz de Utrecht de 1713.
De esta manera Felipe de Borbón es reconocido como rey en toda España y con él arranca la dinastía de los borbones que llega hasta nuestros días.

2. El despotismo Ilustrado
La llegada de los Borbones supuso también un cambio de ideas y valores pues traían desde Francia las ideas de la Ilustración: la creencia de que la ciencia, la razón y la educación en lugar de la religión y las creencias tradicionales llevarán a las personas al progreso y a la felicidad.

El movimiento cultural de la Ilustración, cuyas ideas impulsaron la Revolución Francesa, va a transformar el mundo occidental, dando paso a la Edad Contemporánea con unas estructuras políticas y sociales ya reconocibles para nosotros.

El Despotismo Ilustrado es el sistema político de la Ilustración y se basa en la monarquía absoluta. Su objetivo es:

  •  Hacer a las personas virtuosas y a los pueblos felices 
  •  Eliminar las tradiciones populares que los ilustrados llaman supersticiones, especialmente en lo referente a la religión católica. 
  •  Su lema es “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Es decir gobernar pensando en mejorar la vida de la gente, pero sin tener en cuenta su opinión.

3. La Ilustración en España: Los Cambios
Los ilustrados fueron una minoría culta formada por nobles, funcionarios, burgueses y clérigos- sí aunque parezca contradictorio también había clérigos-. Como hemos dicho, se interesaron por reformar y trasformar la vieja sociedad tradicional modernizándola por medio de la ciencia, también aumentando el nivel de cultura y conocimientos del pueblo para que salga de la ignorancia, la superstición y la creencia ciega en la religión (que se pretenden sustituir por el valor de la ciencia y la razón)

Su reformismo les llevó a enfrentarse con la Iglesia, con la mayor parte de la aristocracia y con el pueblo llano siempre fiel a las tradiciones. Cambiar la mentalidad de toda la sociedad es siempre un proceso lento y difícil. Los dirigentes ilustrados lo intentaron durante todo el siglo, pero la mayor parte de la sociedad se resistió al cambio. Algunas de las más importantes reformas de los ilustrados fueron:

a) Intentos por mejorar el nivel de vida de la gente: las reformas educativas La educación era la clave en el plan de los ilustrados, porque pensaban que era la solución de los problemas económicos y sociales. Para los ilustrados los males de España tenían su origen en la mala (o nula) educación de la nobleza y en la ignorancia casi total del pueblo llano.
La mala educación dada a los nobles los convertía en individuos vagos y derrochadores, incapaces de dar el buen ejemplo al pueblo e incapaces para gobernar el Estado.
En lo que respecta al pueblo, fue un tópico para los ilustrados denunciar su suciedad, su fe en las costumbres y tradiciones populares… todo como consecuencia de su ignorancia. Para solucionarlo, los ilustrados pusieron especial interés en la educación.
Y como el pueblo era ignorante no podía elegir lo que era bueno para él, por eso conviene recordar la frase que pronunció el rey Carlos III quejándose de la reacción negativa de sus súbditos a las reformas ilustradas: “… (Las personas) son como niños que lloran cuando los lavan”

– Durante este período, por ejemplo, se crearon las principales Academias, instrumento de difusión de las ideas. Se establecieron la Real Academia de la Lengua, Medicina, Historia, Bellas Artes de San Fernando, y, junto a ellas, el Jardín Botánico y Gabinete de Historia Natural y la Biblioteca Nacional.

– El interés por la educación y el progreso científico se concretó en la creación de nuevas instituciones de enseñanza secundaria; de enseñanza superior especialmente en carreras de ciencias y técnica (Colegio de Cirugía, Escuela de Ingenieros de Caminos) y en la reforma, general, de las Universidades y de los Colegios Mayores.

– También se desarrolló la literatura didáctica y crítica (Feijoo, Jovellanos, Cadalso y Moratín con su célebre El sí de las niñas), y se desarrolló la prensa y las revistas literarias y científicas.
– En 1713 se redacta la primera Ortografía de la lengua española, que fija la mayoría de las normas ortográficas que usamos hoy en día.

b) Centralización del estado. El gobierno del país se centralizó y se adaptó a las leyes de Castilla. La guerra de Sucesión permitió a Felipe V introducir cambios importantes en la estructura de los reinos de España. La Corona de Aragón, que había apoyado al pretendiente Carlos de Austria perdió sus instituciones, leyes propias y sus privilegios.

c) La recuperación económica. Frente a la política de hegemonía europea de los Austrias, los Borbones se dedicaron más a fortalecer el poder en el interior del estado y a aumentar la riqueza nacional. España siguió una política de neutralidad exterior, pero se fortaleció el ejército y la marina.
Fue reorganizada la Hacienda con cambios importantes como el del Catastro (que sigue existiendo hoy en día con el mismo nombre), un nuevo impuesto que obligaba a cada propietario a pagar anualmente una cantidad en relación a los bienes (tierras, casas, etc.) que tenía.

d) La política agraria. Se intentaron solucionar los graves problemas de la agricultura con reformas:

  •  Se aumentaron los terrenos de cultivo.
  •  Se introdujeron nuevas plantas, como el maíz
  •  Fueron realizadas importantes obras de regadío. Aunque la mayoría de la tierra siguió en manos de la nobleza y el clero.

e) Las relaciones de la Corona con la nobleza y la Iglesia. La monarquía absoluta de los Borbones, a pesar de todo, tenía que compartir el poder con los nobles y la Iglesia que poseían gran parte del territorio peninsular. En general, los nobles y el clero tuvieron menos poder que en otras épocas. En este sentido, se intentó, pero no se consiguió, que la nobleza y el clero también pagaran impuestos, lo que lo que enemistó aún más a la monarquía con la nobleza.
Las relaciones con la Iglesia, insistimos, fueron bastante difíciles. Por ejemplo, Carlos III en 1767 expulsó de todos los reinos de España a los jesuitas, orden religiosa cuya riqueza, poder y fidelidad al Papa eran contrarios a los intereses reales.

f) La política exterior. La política exterior de los Borbones del siglo XVIII se basó en la alianza y amistad con Francia concretada en los llamados Pactos de Familia (1733, 1743 y 1761), por los que España se comprometía a ayudar a Francia en sus problemas internacionales, y viceversa. En cambio, fue constante la rivalidad con Inglaterra, que deseaba controlar el comercio americano.

4. Los reinados durante el siglo XVIII

4.1. Felipe V (1700-1724) 1º reinado/ (1724-1746) 2º reinado
Heredó el trono español al morir Carlos II (último monarca de la casa de Austria o Habsburgo en España). Gobernó, como hemos visto anteriormente, después de una larga guerra de sucesión que le convirtió en el primer rey de la dinastía francesa de Borbón (la actual casa real española). Abdicó en 1724 en su hijo Luis; el cual murió a los pocos meses por lo que Felipe V se vio obligado a recuperar el poder hasta su muerte. Pero veamos la actuación de su reinado.
La guerra de Sucesión de España terminó con los Tratados de Utrecht en 1713, importante acuerdo internacional que fue el mejor reflejo del fin del poderío español en Europa. España deja de ser la referencia, pierde sus posesiones en el continente y pasa a ser una nación de segundo nivel. El tratado estipuló lo siguiente:
• Felipe V era reconocido por las potencias europeas como Rey de España pero sin derecho de herencia en Francia. Es decir pasase lo que pasase nunca podrían unirse con un mismo monarca Francia y España.
• Bélgica y Luxemburgo y los territorios italianos (Nápoles y Cerdeña) pasaron a Austria. El reino de Saboya se anexionó la isla de Sicilia.
• Inglaterra obtuvo Gibraltar, Menorca y el navío de permiso (derecho a mandar un barco al año en el comercio con las Indias españolas) y el asiento de negros (permiso durante 30 años para comerciar con esclavos en las Indias).
El Tratado de Utrecht supuso la pérdida de todos los territorios españoles en Europa (aunque pocos años más tarde se recuperó Nápoles, Sicilia y Parma)

Durante su reinado se inició la renovación de la cultura en España, en ciencias, literatura, filosofía, arte, política, religión y economía. En 1712 aún no acabada la guerra de sucesión, se fundó la Biblioteca Nacional; un año después, se creaba la Academia de la Lengua y, más tarde, las de Medicina, Historia… todas ellas a imitación de las Academias francesas

En política interior se ocupó de la creación de secretarías y de la unificación administrativa aboliendo los fueros aragoneses, catalanes y valencianos por su apoyo en la guerra al candidato austriaco. España ahora tenía una sola ley y una sola administración en todo su territorio.

La política exterior se caracteriza por la escasa participación en conflictos y los pactos de familia que se firmaron con Francia. Los Pactos de Familia son acuerdos privados entre los monarcas borbones españoles y franceses que se comprometían a ayudarse mutuamente en caso de guerra. De esta manera, el ejército español tuvo que luchar junto al francés en las guerras de sucesión polaca y austriaca, en las que participaba Francia. Las consecuencias fueron positivas para España que recuperó Nápoles y Sicilia en posesión de Austria.
El 9 de julio de 1746, Felipe V murió en Madrid, sucediéndole en el trono su hijo Fernando VI.

4.2. Fernando VI (1746 – 1759)
Fernando VI nació el 23 de septiembre de 1713 en Madrid era el tercer hijo de Felipe V y de su primera esposa María Luisa Gabriela de Saboya.
En 1746 heredó el trono español tras la muerte de su padre. Fernando no era un hombre de gran talento, pero tenía las cualidades necesarias para ser un buen rey: educado, sentido de dignidad y el saber escoger a sus colaboradores. Su política fue la de sus ministros, muy eficaces y con programas reformistas de gobierno.
Su reinado se caracterizó por el mantenimiento de la paz y la neutralidad frente a Francia e Inglaterra, mientras ambas intentaban la alianza con España. Esta situación fue aprovechada para proseguir los esfuerzos de reconstrucción interna iniciados en el reinado de Felipe V (por ejemplo con la creación del antes mencionado impuesto del catastro para repartir más justamente el pago de impuestos).

En el interior del país se impulsó la reconstrucción de barcos de guerra para la Armada y la construcción de caminos, canales y puertos. Fernando VI siguió apoyando la cultura como su padre.

En política exterior continúo la política pacifista de su padre y se siguió invirtiendo dinero para rearmar el ejército, debilitado después de dos siglos de contantes guerras.
El rey murió en 1759 sin descendencia por lo que su hermanastro, Carlos (rey de Nápoles) será nombrado nuevo rey de España

4.3. Carlos III (1759 – 1788)
Hijo de Felipe V y de su segunda esposa, Isabel de Farnesio, nació en Madrid el 20 de enero de 1716. En 1731 fue nombrado duque de Parma y Toscana, y entre 1735 y 1759 fue rey de Nápoles. En 1759 sucedió a su hermanastro Fernando VI en el trono español, cargo que ocupará hasta su muerte. Es sin duda el monarca más importante del s. XVIII y uno de los reyes más apreciados de la historia española por sus reformas e intentos de modernizar el país y mejorar las condiciones de vida del pueblo.

Política interior: Sus reformas fueron dirigidas hacia el reparto de tierras comunales, recortes de privilegios de la nobleza, protección de la industria privada, liberación del comercio y de las aduanas.
Políticamente otorgó poder político a la burguesía, favoreciendo sus intereses con nuevas leyes o, muy importante, la eliminación del desprestigio de los llamados “oficios viles” (trabajos manuales).

Todo este tipo de medidas las llevó a cabo al comienzo de su reinado con su primer ministro, un italiano de su antigua corte de Nápoles conocido como el Marqués de Esquilache y apoyado por grupos de ilustrados y de la burguesía. En general, fueron medidas muy efectivas pero produjeron un enfrentamiento con la oligarquía aristocrática y el clero, que, viendo amenazados sus intereses, instigaron un levantamiento popular que se conoce como El motín de Esquilache, y tras el cual fue sustituido el ministro. Esto obligó al monarca a suavizar las medidas sociales adoptadas aunque no dejó de enfrentarse a los grupos reaccionarios actuando contra ellos como demostró en la expulsión de los jesuitas o limitando el poder de la Inquisición. Económicamente hay que recordar a este monarca porque tendió a unificar el sistema monetario creando el primer papel moneda y el primer banco estatal (Banco de San Carlos en 1782).

En cuanto a la política exterior, intentó mantener el prestigio español y su presencia colonial, amenazada por el expansionismo de Gran Bretaña y Francia, principalmente. Para ello, reformó el ejército e incrementó el poder naval español, hasta el punto de que la flota española fue considerada en su época como la más poderosa después de la británica. La eficacia de la reforma del ejército queda demostrada en que muchos de los cambios realizados aún se mantienen hoy día.

En política exterior se fijaron 3 objetivos fundamentales:
– Paz en el Mediterráneo para garantizar el comercio español.
– Neutralizar a Gran Bretaña porque competía con España por controlar el comercio con América. En relación con esta rivalidad Carlos III apoyó a los EE.UU. en la guerra de independencia (un mal ejemplo, sin embargo, para sus propias colonias que a principios del s. XIX se independizaron)
– Recuperar Menorca y Gibraltar en poder de los ingleses desde el tratado de Utrecht. Conseguiría recuperar la primera después de la derrota británica en la guerra de independencia norteamericana, pero no así la segunda que sigue siendo colonia británica.

4.3.1. El motín de Esquilache, 23-26 de marzo de 1766
Además de medidas económicas, al principio del reinado, y a iniciativa de Squilace (o Esquilache en castellano), el rey inició un programa de embellecimiento (por ejemplo se inició el empedrado de las calles), de saneamiento y de refuerzo de la seguridad en Madrid.
Para limitar la delincuencia, Esquilache mandó prohibir el uso de las capas largas y de los sombreros de ala ancha, ya que este traje tradicional favorecía el anonimato – el embozo- y, por consiguiente, los delitos y crímenes. Era una medida de orden público, pero el pueblo la consideró como contraria a sus tradiciones (y sobre todo molestaba que la orden viniera de un ministro extranjero) y provocó el motín.
Expulsión de los jesuitas
Otra consecuencia relevante del motín de Esquilache fue la supresión de la Compañía de Jesús y la consecutiva expulsión de los jesuitas, el 2 de abril de 1767.

Carlos IV (1788 – 1808)
Nació el 11 de noviembre de 1748 en Nápoles. Hijo de Carlos III y María Amalia de Sajonia.
Heredó la corona de España a la muerte de su padre, siendo rey desde 1788 a 1808.
Fue un rey que se dejó gobernar por válidos (el principal Godoy) y sus decisiones llevaron a España a sufrir la invasión de Napoleón en 1808.
Afrontó los difíciles días de la Revolución Francesa que atacaba al poder monárquico. Tras unos años de desconcierto por lo sucedido con la familia borbona de Francia, el rey, convencido por el ministro Godoy, fue partidario del acercamiento a Francia, especialmente desde la llegada al poder de Napoleón. Desde este momento España se vio cada vez más atada a la política francesa.

Por tanto, un gobierno inestable y bastante corrupto que acabó con la invasión napoleónica (como estudiaremos en el siguiente tema).

5. El arte de la Ilustración: EL NEOCLASICISMO.
En literatura no aportó grandes autores ni buenas obras. Pero sí en arquitectura y en pintura.

  •  Arquitectura: El palacio de la Granja de Segovia, El Museo del Prado, Palacio Real o la Puerta de Alcalá (en Madrid). 
  • Pintura: Especialmente en la segunda mitad del siglo con la producción de Francisco de Goya (cuadro de arriba)


Anuncios

5 Replies to “La España de la Ilustración, el siglo XVIII”

Gracias por participar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s