Semblanza de Los reyes católicos

Isabel I de Castilla

Inteligente y decidida, gobernó y tomó decisiones como en la época sólo les correspondía hacer a los hombres. Puede decirse que fue una mujer excepcional para el momento en el que le tocó vivir. Ejemplo moderno de mujer independiente, defensora de la libertad que como mujer se le negaba, así, por ejemplo, se casó con quien ella quiso rechazando los candidatos impuestos por su hermano. Y se convirtió más tarde en reina por voluntad y habilidad política.

Vivió enamorada de su marido hasta el final de su vida, a pesar de las infidelidades esporádicas de don Fernando (tuvieron 8 hijos en común y él al menos otros 2 bastardos).
Gobernó con mano firme Castilla, impulsó reformas eclesiásticas discutidas y otras militares que hicieron de Castilla un territorio más seguro y estable. Supo dominar a la nobleza y tener el respeto y el cariño del pueblo. También es fruto de su obstinación el que Colón se embarcara rumbo a descubrir América.
Sin embargo, los últimos años de su vida la sumen en la depresión y la tristeza. Tiene que sufrir la muerte de varios de sus hijos y un nieto, a la vez que padecer los cada vez más evidentes síntomas de locura de su hija Juana, futura reina. Como perseguida por la fatalidad de estos sus últimos años muere de cáncer en 1504.

Fernando I de Aragón

Rey prudente y sensato, aventajó a sus contemporáneos en visión política. Fernando fue un personaje importante en la totalidad de Europa. Revolucionó España con su gobierno: expulsó a los musulmanes; apoyó el viaje viaje de Colón; impuso sus intereses en Italia (Nápoles, Sicilia y Cerdeña). También la Inquisición fue iniciada por Fernando. En Europa aventuraron que llegaría a emperador (aunque no llegara a ser así)
Las crónicas dicen que Fernando (como su esposa) no fue una persona muy agradable ni de buen humor. Fue, eso si, inteligente, honrado y calculador. Maquiavelo lo puso como ejemplo de buen gobernante en su obra El principe. En 1504 muere Isabel y de ella dijo “fue la más excelente esposa que un rey haya tenido”.
Ya mayor se casó con la joven Germaine de Foix (sobrina del rey de Francia) con la ambición de tener con ella un hijo que sería el futuro rey de Aragón. Murió en 1516 antes de ver cumplidos sus deseos (pero, cosas del destino, esto provocó que Castilla y Aragón siguieran juntas en la historia dando forma a lo que hoy es España).
Sus restos descansan junto con los de su esposa Isabel en la Alambra de Granada.

Anuncios

Gracias por participar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s